slider

mensaje de bienvenida

La economía solidaria, en el marco de la tradición de la economía social, pretende incorporar a la gestión de la actividad económica, los valores universales que deben regir la sociedad y las relaciones entre toda la ciudadanía: equidad, justicia, fraternidad económica, solidaridad social y democracia directa. Como una nueva forma de producir, de consumir y de distribuir, se propone como una alternativa viable y sostenible para la satisfacción de las necesidades individuales y globales y aspira a consolidarse como un instrumento de transformación social.

Esta voluntad de hacer las cosas de otra manera también tiene su proyección exterior. Su finalidad pasa por la transformación social y la creación de mejores condiciones de vida. Se plantea como un modelo de economía solidaria en el que se ponga en valor la parte humana de la economía, la satisfacción de necesidades, frente al modelo hegemónico basado en la competencia, la acumulación de capital y la sobreexplotación de los recursos.

Nuestro impulso y desarrollo de acciones relacionadas con la comercialización bajo principios éticos y el respeto al medioambiente, son un medio eficaz para lograr un desarrollo sostenible.

Bienvenidos a nuestra plataforma al servicio de la Economía Social y Solidaria.

Comercio Justo

El Comercio Justo se ha constituido como una opción de consumo crítico y responsable. Esto es, un consumo que apoya la producción en condiciones de trabajo dignas, el pago de un salario justo, el respeto al medio ambiente, la igualdad de género y la ausencia de explotación infantil. El Comercio Justo surgió de la mano de organizaciones sin ánimo de lucro que, motivadas por la cooperación internacional, buscaban colaborar con algunas comunidades más desfavorecidas del Sur vendiendo en Europa y en Norte América algunos de sus productos.

En la actualidad el Comercio Justo es un movimiento internacional que busca reducir la pobreza y las injustas reglas del comercio internacional, y sujetar el comercio a las necesidades de los pueblos. Se trata de un movimiento social que, a través de una relación comercial, aspira a cambiar los actuales modelos de relación económicas y participar en la construcción de alternativas, basadas en términos de transparencia y diálogo en la que se garantiza la Soberanía Alimentaria  y  la Agroecología frente a la industrialización de la agricultura, como forma de producción tanto en el Sur como en el Norte.

Se ejecuta una labor de sensibilización, de fortalecimiento y de movilización de las organizaciones y se llevan a cabo campaña activas para cambiar las reglas y prácticas del mercado convencional. Dirigido a todo el proceso productivo y comercial, desde los productores hasta los consumidores finales, pasando por el resto de actores intermediarios importadores, transformadoras, distribuidoras, a todos se les aplican los mismos criterios de justicia social y medioambiental.

En definitiva, el Comercio Justo es una cadena que va desde la producción al consumo, una cadena en la que todas las personas que participan se hacen conscientes y responsables de una manera de producir y consumir que crea dignidad y respecta tanto el entorno social, como el medioambiental.