slider

mensaje de bienvenida

La economía solidaria, en el marco de la tradición de la economía social, pretende incorporar a la gestión de la actividad económica, los valores universales que deben regir la sociedad y las relaciones entre toda la ciudadanía: equidad, justicia, fraternidad económica, solidaridad social y democracia directa. Como una nueva forma de producir, de consumir y de distribuir, se propone como una alternativa viable y sostenible para la satisfacción de las necesidades individuales y globales y aspira a consolidarse como un instrumento de transformación social.

Esta voluntad de hacer las cosas de otra manera también tiene su proyección exterior. Su finalidad pasa por la transformación social y la creación de mejores condiciones de vida. Se plantea como un modelo de economía solidaria en el que se ponga en valor la parte humana de la economía, la satisfacción de necesidades, frente al modelo hegemónico basado en la competencia, la acumulación de capital y la sobreexplotación de los recursos.

Nuestro impulso y desarrollo de acciones relacionadas con la comercialización bajo principios éticos y el respeto al medioambiente, son un medio eficaz para lograr un desarrollo sostenible.

Bienvenidos a nuestra plataforma al servicio de la Economía Social y Solidaria.

Finanzas Éticas

Las instituciones financieras tradicionales apuesta por un mayor beneficio económico, dirigiendo sus inversiones hacia aquellas operaciones especulativas que permitan obtener el mayor margen de beneficios en el menor tiempo posible. Esto da lugar a que las entidades financieras, en demasiadas ocasiones, se vean envueltas directa e indirectamente en la fabricación y el comercio de armas, blanqueo de dinero, industrias contaminantes, etc… con la complicidad o al desconocimiento de los ahorradores que en estas entidades depositan sus ahorros. El sistema financiero convencional, al regirse de modo casi exclusivo por criterios de beneficios y tamaño, contribuye a incrementar las diferencias de riqueza y consolida la exclusión social de los sectores más desfavorecidos ya que la naturaleza o dimensión de sus proyectos (actividades alternativas, innovadoras, o no orientadas al beneficio económico exclusivamente) carecen de las garantías y recursos para iniciar la actividad.

Como respuesta a todo esto, y partiendo de la premisa de que el dinero tiene que estar al servicio de las personas, nacen las finanzas éticas y, dentro de ellas, la banca ética. Existen numerosas iniciativas, que insertan valores éticos a las finanzas, que apoyan y fortalecen proyectos de economía solidaria y que ofrecen garantías sociales y medio ambientales. Orientando los recursos económicos hacia el provecho social, creando empleo digno, apoyando la inserción laboral, proveyendo productos y servicios de utilidad social, respaldando el consumo responsable, apoyando procesos productivos no contaminantes y potenciándolos.

Desde Mundo Leal trabajamos en el campo de acción que refuerza y complementa los ya consolidados con el objetivo en contribuir al desarrollo sostenible desde el sistema financiero, apoyando iniciativas que luchan por la justicia social, la defensa de los derechos humanos y la protección de nuestros recursos naturales.

Las Finanzas Éticas plantean otra forma de ahorrar e invertir, buscando un triple beneficio: social, medioambiental y económico. Nuestro dinero puede contribuir a la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. La forma en que utilizamos nuestro dinero dice más de lo que imaginamos sobre el tipo de sociedad que queremos construir.